Nosotros vimos nacer la leyenda

Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo y su novia Irina Shayk se reencuentran en Madrid

En medio de las polémicas por las declaraciones de Sara Carbonero sobre Cristiano Ronaldo, el astro merengue parece tener la cabeza más centrada en la visita de su novia la modelo Irina Shayk.

La guapa maniquí rusa estuvo en Madrid en un acto promocional para la Cibeles Fashion Week.
Ha desvelado que es la primera vez que viaja a la capital por motivos de trabajo pero lo cierto es que conoce muy bien la ciudad gracias a su noviazgo con Cristiano Ronaldo.

Recordemos que Irina Shayk tiene una relación bastante consolidada con el fubolista pese a que éste no le avisara con tiempo del anuncio de su paternidad sobre la que aún hay una cortina de humo.


Cristiano y Pepe cooperan por el bien común

El fútbol es un deporte de equipo, afirmación que se confirmó en Anoeta. Cristiano Ronaldo y Pepe marcaron el mismo gol, el 1-2, por el bien del Madrid, que se llevó un partido en San Sebastián que perfectamente pudo perder. Los dos portugueses compartieron la autoría de una falta lanzada por CR7 que acabó en las redes después de encontrar un aliado inesperado, la espalda de Pepe. Ronaldo acabó con su ansiedad gracias al central. Es lo que tienen los buenos amigos, que siempre están para ayudarse. Lo hicieron para acudir al rescate de un Real Madrid que hizo más cosas mal que bien en Anoeta.

La victoria madridista se explica desde un gol que escasea en el fútbol. En el acta, Mateu Lahoz puede apuntar a los dos portugueses como autores del mismo gol para dejar a todo el mundo de acuerdo. Cristiano Ronaldo, que no marcaba como madridista desde mayo, se quitó la ansiedad con la colaboración del central blanco para solucionarle un serio problema al Real Madrid. Poco se le puede reprochar a la Real Sociedad, sólo mantener con vida a un equipo al que pudo noquear en la primera mitad. Los de Lasarte sólo amenazaron. No fue suficiente. La Real se marchó a la ducha sin nada que llevarse a la boca después de poner en aprietos a un Real Madrid al que le miró a la cara.

La Real y el Madrid engañaron a todos al principio de la batalla. Nada fue después como parecía. El Madrid comenzó empujando y todo fue una alucinación. Los blancos fueron perdiendo peso en el partido y se marcharon a vestuarios dando gracias al marcador, que no se movió a pesar de las buenas noticias que ofreció el equipo de Martin Lasarte. La Real apretó cuando tuvo que hacerlo y acosó a un Real Madrid falto de intensidad e insípido. La ausencia de Özil, a pesar de su presencia en el terreno de juego, fue demasiado para un Madrid que estuvo sacando agua del pozo demasiado tiempo.

Ramos y Marcelo fueron víctimas de la situación y no encontraron antídoto para Griezmann y Xabi Prieto, futbolistas de alta escuela que siempre eligieron bien salvo a la hora de rematar. El francés perdonó con la cabeza y con la izquierda y, cuando no fue un realista, fue Carvalho el que frenó lo que tenía visos de consumarse, el gol de la Real. El portugués, otro luso, apareció de la nada para evitar un remate de Tamudo que llevaba el tanto escrito.

El socio 6.688 de la Real, que no estaba en su asiento, sino en el césped y con la camiseta visitante, tuvo trabajo a destajo sin balón. En ataque, el Madrid fue un oasis. Cristiano e Higuaín aparecieron, pero siempre eligieron la peor opción. Sus rostros ansiosos fueron el fiel reflejo del Real Madrid, que se lavó algo la cara en el descanso, en el vestuario.

El Real Madrid se atrevió en la segunda mitad y la Real respondió con mérito. Recibió un gol del Madrid y contestó. Recibió otro y no lo hizo por culpa de la puntería y de una mano santa de Casillas, que sacó un centro de Griezmann que se convirtió en el disparo más envenenado.

Di María abrió el marcador en San Sebastián. El argentino rompió por la izquierda e hizo algo que ni él se pensaba. Disparó con la derecha, pierna que tiene para acompañar su fútbol, y el balón entró por la escuadra. El fútbol tiene estas cosas. La Real empató el partido diez minutos después. Lo hizo a balón parado. Griezmann botó una falta, el Madrid se durmió y Tamudo fue el más listo de la clase, que aprovechó el cuerpo de Carvalho, el que validó su posición, para poner las tablas.

Tamudo marcó con el muslo y, después, la espalda de Pepe cooperó con Cristiano para volver a poner por delante al Madrid. En Anoeta supimos que en el fútbol no sólo se marcan goles con las piernas y con la cabeza. Muchos juegan con el corazón y otros rematan con todo. Todo vale por el bien del equipo. Que se lo pregunten a Cristiano y Pepe, que se asociaron por un mismo fin, el de ayudar al Real Madrid de Mourinho.

Cristiano marcó de falta y con fortuna su primer gol de la temporada.


El Madrid muy superior al Ajax

El Real Madrid CF se impuso con claridad por 2-0 al AFC Ajax en su estreno en el Grupo G de la UEFA Champions League 2010/11. El equipo de José Mourinho dispuso de ocasiones suficientes para golear, pero el desacierto de los delanteros y el buen partido de Maarten Stekelenburg hicieron que la grada del Bernabéu tuviera que conformarse con sólo dos tantos: uno de Vurnon Anita en propia puerta y otro de Gonzalo Higuaín.

En las horas previas al partido se conoció la baja de última hora de Sergio Ramos, que con un problema en el sóleo dejó su puesto a Álvaro Arbeloa en el lateral derecho. Esto no impidió una salida briosa del Real Madrid, que tras el partido gris realizado ante CA Osasuna buscó desde el inicio agradar a su afición. Especialmente activo salió Ángel Di María, que desde la banda derecha comenzó a trazar peligrosas diagonales hacia el área del Ajax pero sin suerte en el remate.

El primer disparo del partido, aunque con poco peligro, fue del alemán Sami Khedira. Y no podía ser de otra manera, ya que el control blanco fue total en los primeros 15 minutos de partido. El Ajax, agazapado atrás, esperaba su oportunidad a la contra. Pero el dominio blanco iba a dar poco a poco sus frutos en forma de ocasiones.

Primero Higuaín dispuso de una buena ocasión que envió al lateral derecho de la red de Stekelenburg. Y cuando parecía que el juego del Madrid se espesaba apareció de nuevo el argentino para mandar un espectacular derechazo al larguero del marco del Ajax, que respondió tímidamente con un par de disparos desviados de Miralem Sulejmani y Urby Emanuelson.

Y en el minuto 26 apareció Cristiano Ronaldo, que algo desdibujado hasta entonces, disfrutó de una clara ocasión en el interior del área del Ajax que la defensa holandesa desvió a saque de esquina. Y precisamente iba a ser un córner el que provocara el primer tanto del Madrid.

Tras otra buena jugada de Ronaldo, Xabi Alonso botó un saque de esquina que Vurnon Anita introdujo en su propia portería para adelantar al conjunto blanco. Poco después un centro de Marcelo provocaría una ocasión franca para doblar la ventaja del conjunto local, pero ni Higuaín ni Di María estuvieron acertados en el remate.

El segundo periodo comenzó con un Higuaín igual de enchufado que en el primero. En el primer minuto de la reanudación ya tuvo en sus botas la posibilidad de marcar el segundo tanto blanco. Primero con un remate que abortó un central y después con una volea que se marchó alta. Y es que los hombres de Mourinho no querían sorpresas y salieron a matar el partido.

El Ajax intentó despertar de su letargo, pero cada vez que el balón llegaba a posiciones adelantadas los pupilos de Martin Jol notaban, y mucho, la ausencia del goleador uruguayo Luis Suárez. Y eso lo aprovechaba constantemente el Madrid, que con más mordiente arriba, dispuso de dos ocasiones claras por medio de Ronaldo primero y Mesut Özil después antes del minuto 50.

También fueron claros los disparos de Di María e Higuaín en el minuto 52, pero un acertado Stekelenburg y unos desatinados atacantes madridistas no permitían que el marcador reflejase la superioridad que el conjunto español estaba demostrando sobre el césped.

Las ocasiones blancas se sucedieron en el transcurso de la segunda mitad, pero tuvo que aparecer Higuaín para hacer el segundo tanto de la noche. Tras una potente volea de Özil que desvió como pudo un exigido Stekelenburg, ‘El Pipita’ apareció en el lugar adecuado en el momento justo para marcar dentro del área pequeña en el minuto 73.

Y tras el segundo tanto de los de Mourinho llegó la respuesta del Ajax, que a través de Emanuelson envió un balón al larguero en el desenfreno de ocasiones y grandes paradas que fue el tramo final del encuentro. Finalmente el choque acabó 2-0, y otorgó al Madrid sus tres primeros puntos en el Grupo G ante un Ajax que tendrá que mejorar si quiere tener opciones de clasificación.

Noche gris para Cristiano Ronaldo.


Ronaldo lanza un desafío a la afición del Bernabéu

A Cristiano Ronaldo no se le ocurrió otra cosa que criticar la actitud del público del Bernabéu, que silbó al equipo en el encuentro ante Osasuna. El jugador se desmarcó del mal juego del Madrid y pidió a los aficionados que se dediquen a apoyar en lugar de silbar.

Cuando le preguntaron si pensaba que el público del Bernabéu es impaciente, apareció Ronaldo en estado puro para desafiar a los seguidores del Madrid. «Es mejor que el público ayude para motivar. La energía que emplean en silbar la podrían emplear en animar. La gente se manifiesta como quiere, aunque no estoy de acuerdo con los silbidos», declaró el jugador portugués.

Ronaldo no comparte la opinión generalizada de que su equipo no jugó bien y se ampara en la victoria. «Ganamos y los aficionados tendrían que estar contentos, aunque cuando no hay goles, el público se calla. Pasaba igual en Manchester, aunque de pronto se despertaban. No siempre el juego brillante es el que debe levantar a la hinchada. También puede suceder al revés, aunque sé que no es fácil», añadió Ronaldo.

El madridista no cree que el Barça haya bajado de nivel tras la derrota ante el Hércules. «No le veo más débil, pero no hay equipos imbatibles. No esperaba su derrota, pero fue buena», aseguró el portugués.

EL AJAX, CON BAJAS / Después de cerrar en blanco su primera temporada en el Madrid, el delantero luso asegura que tiene un pálpito. «Vamos a ganar. No podemos estar dos años sin hacerlo. Yo tampoco porque soy ambicioso. No debemos obsesionarnos con la Champions. Hay que ir despacio, aunque hay ingredientes para ganarla», dijo Ronaldo.

El Madrid recibe mañana al Ajax en la Liga de Campeones. El conjunto holandés llega sin el delantero Luis Suárez, que lleva 80 goles en 100 partidos de Liga, ni el central Vertonghen, ambos sancionados.

Cristiano sigue creando polemica.


El Madrid por delante del Barça

Si el partido era un examen, el Real Madrid no fue más allá del aprobado raspado. Si era una ocasión para sacar conclusiones, el aficionado blanco quizá prefiera aplazarlas para mejor ocasión aunque el equipo enseñó cosas y perfiló nacientes virtudes y problemas. Y si era un día para comenzar a trazar un nuevo futuro, los buenos presagios llevaron el sello de la victoria con un guiño del Hércules. El Real Madrid, en fin, ganó a Osasuna con más amago que fuste y más futuro que presente.

Lo mejor de una primera parte vivida cuesta abajo, de más a menos, fue que el Santiago Bernabéu vio trazas de lo que pretende Mourinho. Sin brillo, con el motor en punto muerto durante muchos minutos, pero detalles para los analistas y buenos presagios para los voluntaristas. Mourinho dibujó un equipo de intención ofensiva, con Higuaín en punta con Ozil de enganche, Cristiano a la izquierda, Benzema a la derecha y por detrás Xabi Alonso en sala de máquinas, Khedira a su lado con la escoba, Carvalho serio como cerrojo y los laterales, Marcelo y Ramos, más elásticos y liberados que en el estreno en Son Moix.

El problema es que con ese dibujo, o a pesar de él, el Real Madrid se embotó, con síntomas de artrosis en la creación y sin quinta velocidad en ataque. Salió concentrado y fuerte en la presión, intentó tocar rápido y generar flujo de juego y tuvo tres buenas ocasiones para abrir el melón del partido: dos inmejorables de Higuaín y otra de un Cristiano ansioso y acercándose a ese modo de combustión que él mismo genera cuando no siente protagonista o fino. O ambas cosas. En los minutos más activos del Real Madrid, Benzema se mostró participativo y, por fin, despierto y Ozil dejó pinceladas de clase y pasajes de presencia fantasmal.

Pero esos buenos presagios se aguaron por un ritmo decreciente, menos presencia en área contraria de lo que un partido en el Bernabéu exige, y el buen trabajo de Osasuna, que no asustó a Casillas pero tampoco sufrió de forma dramática. Serio, fuerte de piernas y siempre ordenado y laborioso, el equipo Navarro se ha adaptado plenamente al biotipo Camacho y es un equipo aritmético y clásico, con un estilo firme e innegociable. Con seguridad atrás y las líneas de presión juntas, Osasuna achicó agua sin síntomas de vértigo y con la falta de incidencia ofensiva como única mancha en un expediente por lo demás impoluto.

Carvalho, héroe por accidente

El expectante Bernabéu, un jurado popular de 80.000 personas, se movió entre la bendición al nuevo proyecto y las prisas por pasar de los pasitos a las zancadas. Más que ovaciones estruendosas o quejas desaforadas, el ambiente se movía entre rictus de paciencia, murmullos de aprobación y amagos de protesta que terminaba pagando de forma indirecta Teixeira, no precisamente el árbitro mejor valorado por el madridismo. Siempre de pie y al límite de su zona técnica, Mourinho mascaba chicle y rumiaba soluciones que no pasaban por tocar ni el plan ni el armamento. Del vestuario salió el mismo Real Madrid, plomizo en la creación y más cómodo a la contra, sin demasiada prisa pero por fin, tras más dos de campeonato completado, con gol.

Para los que buscadores de cualquier guiño de los hados a Mourinho, al que se le supone trabajo y conocimientos pero también estrella, la firma de Carvalho en el primer gol del Real Madrid formará parte de la cábala que debe reorganizar el cosmos del fútbol español para devolver al equipo blanco el mando y los focos. Para los que sin ir tan lejos se limitaban a descubrir las bondades y fallas del dibujo y la alineación, que el gol naciera en una contra no tenía nada de casual o astral. Es la naturaleza lógica, visto el equipo pieza por pieza, y es por ahora el arma de mayor calibre del Real Madrid. La salida fue impecable, un safari de tiralíneas que cazó a Osasuna, estirado en busca de remate en un falta sobre el área de Casillas. Khedira enseñó instinto para activar en banda a Ozil que en un visto y no visto lanzó a Cristiano que falló ante Ricardo pero continuó la jugada para servir en bandeja el gol a Carvalho, que había acompañado el ataque por la banda contraria.

Al gol le siguieron unos minutos de más precisión y agilidad y el partido se jugó bajo la sombra de una quiebra definitiva que no llegó porque Higuaín perdonó otra vez ante Ricardo y Ozil se adornó con un remate sin ángulo en lugar de buscar un pase atrás de apariencia letal que se fue al limbo y cerró el arreón local y puso fin a los minutos de más diversión y con más brotes verdes para el Bernabéu. El resto fue manso: Osasuna se reordenó para no pasar penurias pero con la portería de Casillas a años luz y el Real Madrid manejó el partido con más solvencia que lucidez, más autoridad que juego y con más orden que gol. Higuaín, en uno de esos días en los que se le encoge la portería, volvió a estrellarse a bocajarro con un felino Ricardo.

La jornada sirvió sin duda al Real Madrid porque el Hércules le ayudó a invertir, en puntos y ánimo, el mensaje de la primera fecha del campeonato. Son las cuentas que Mourinho expresó tras el partido de Mallorca: mientras cuaja la receta y con el equipo en obras cuenta ganar partidos. No encajar, marcar al menos un gol: tres puntos. Y si el puente aéreo te trae un regalo del gran rival, mejor que mejor. Un punto por delante, sensaciones equilibradas en los vasos comunicantes que unen eternamente a Real Madrid y Barcelona, Barcelona y Real Madrid, como un cordón umbilical. Ganó el Real Madrid, ganó Mourinho en su estreno en el Bernabéu. Generó, en el balance final, más ocasiones que juego. Dejó alguna duda y un puñado de buenas intenciones. En su forma de embrión, un proyecto que nace con la solidez defensiva juramentada (cero goles en contra en dos partidos) y el caudal ofensivo por optimizar (un gol en 180 minutos). Sin alardes y sin levantar al público de sus asientos, Mourinho ya tiene lo que pidió: un triunfo para asfaltar la paciencia de la grada y ganar tiempo, tiempo y más tiempo para seguir trabajando y que las victorias empiecen a llevar adornos. Esta primera ante Osasuna tuvo pocos.

Cristiano celebra con Carvalho el gol del triunfo.


Cristiano Ronaldo se recupera antes de lo previsto y entra en la convocatoria ante Osasuna

El futbolista portugués Cristiano Ronaldo se ha recuperado del golpe en el tobillo derecho que sufrió en el estreno ligero frente al Mallorca y estará disponible para el encuentro correspondiente a la segunda jornada de Liga, que enfrentará el sábado (20.00 horas) al Real Madrid con Osasuna en el estadio Santiago Bernabéu.

Cristiano Ronaldo acortó los plazos de recuperación, que fechaban su regreso a los terrenos de juego para el encuentro del próximo miércoles de la ‘Champions League’ frente al Ajax, y ya está a disposición de José Mourinho, que también podrá contar con su compatriota Pepe, quien se lesionó durante la pretemporada y se perdió el debut en el Iberostar Estadi.

El francés Lass Diarra también se ha recuperado de las molestias que arrastraba en los isquiosurales, aunque se queda fuera de la lista por decisión técnica, mientras que Kaká, Gago, Albiol y Garay continúan recuperándose de sus respectivas lesiones. Quien sí estará para medirse a Osasuna es el canterano Mateos.

Así, los 20 jugadores citados por Mourinho son Casillas, Dudek y Adán en portería; Carvalho, Sergio Ramos, Pepe, Marcelo, Arbeloa y Mateos en defensa; Khedira, Lass, Granero, Xabi Alonso, Canales, Pedro León, Di María y Ozil como centrocampistas y Cristiano Ronaldo, Benzema e Higuaín en la delantera del equipo.

Cristiano ronaldo entra en la convocatoria contra todo pronostico.


Nuevos anuncios de CR7

Anuncio Armani

Anuncio Time Force


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 88 seguidores