Nosotros vimos nacer la leyenda

Archivo para marzo, 2010

El trabajo de Cristiano gana al toque del Kun

Son dos estrellas opuestas. El sol y la luna. Cristiano Ronaldo recuerda a Di Stéfano por su sacrificio. Baja, presiona, roba, arranca a toda velocidad, centra y dispara. Sergio Agüero, por el contrario, es el futbolista que más rendimiento saca a sus toques. Juega más sin pelota que con ella. Abre huecos, se desmarca y cuando interviene, da terror. Regatea con primor, recorta con arte y sus remates suelen ser tan lentos como letales.

Anoche, Cristiano no dejó de intentar paredes con Van der Vaart y chutó siempre que pudo -ocho veces-. Fue el «Kun» sin embargo, en su segunda aparición, quien regaló a Reyes el 0-1 con un pase sensacional. El luso y el bonaerense son tan grandes como distintos. Anoche, el protagonismo constante de CR9 venció al Guadiana de calidad de Sergio.

La asistencia del hijo político de Maradona en el primer tanto del encuentro fue ensalzada por «moros» (rojiblancos) y «cristianos» (blancos, claro). Casi no fue un centro. Recibió el balón y lo levantó un poquito, cuarenta centímetros, para evitar cualquier despeje y asegurar que José Antonio consiguiera el gol a placer. Lo malo es que el «diez» del Calderón no hizo mucho más. No volvió a estar fino. Los blancos tomaron las riendas del derbi y el «Kun» deambuló solo en un equipo que pagó su encierro.

La ventaja inicial del Atlético radicalizó los estilos de ambas figuras. CR quiso dirigir al Real Madrid en la reacción y al principio se precipitó en los pases, para sorprender inmediatamente con un trallazo que rozó un poste. La clase del luso estriba en que los defensas saben lo que va a hacer y casi nunca se lo impiden. Corre como un galgo y lanza su potente tiro en el noventa por ciento de sus intentos.

No marcó. Alonso, Arbeloa e Higuaín dieron la vuelta al marcador. Pero el portugués aplicó todas sus revoluciones por minuto al fútbol del líder.

De perdidos al Manzanares, Tiago pudo por fin abrir líneas y buscar a su referente ofensivo. Un cabezazo del «pibe» fue detenido por Casillas. El encuentro se convirtió en un correcalles. Un penalti permitió a Forlán anotar el 3-2 y recuperar la emoción. No hubo más. Agüero no enseñó otro golpe de magia.

Cristiano haciendo una de las suyas por la banda.

Ronaldo: “Tener que remontar nos puede pasar factura”

El delantero del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, se mostró satisfecho por la capacidad de reacción de su equipo en la remontada ante el Atlético, signo que “muestra personalidad”, aunque reconoció que tienen que mejorar sus malos inicios en el Santiago Bernabéu.
“Es verdad que nos puede pasar factura tener que remontar siempre. Tenemos que entrar más enchufados a los partidos”, afirmó en la zona mixta.


Entre Higuaín y Cristiano

Se esperaba un partido reñido y el Madrid marcó tres goles en los primeros 22 minutos que fueron cuatro a los 36. Si dijera que no quedó nada después de aquello mentiría. Quedó una ausencia de tensión que alternó errores y bostezos, en la proporción aproximada de una cabezada por cada cinco pases malos. Es decir, una siesta completa. Y no excluyo a los jugadores del sueño reparador.

Conviene, no obstante, empezar por lo bueno, que también lo hubo. A los once minutos, Higuaín provocó una falta en la frontal, clara. Cristiano colocó la pelota como suele y la atacó como acostumbra, con la concentración mística de los toreros cuando entran a matar. Acto seguido, la pegó como él sabe y nadie copia. Resumen: gol por la escuadra que defendía Ustari. Guardaremos nuestros reproches al portero para más adelante.

Higuaín marcó el segundo por incomparecencia de la defensa del Getafe. Repasado el vídeo, se desconoce su paradero. Van der Vaart dio el penúltimo toque y el argentino marcó a placer. Apenas cuatro minutos después, repitió. Gago le asistió con un pase primoroso y don Gonzalo lo coronó con un preciso regate al portero y un impasible remate a la red. Veintidós.

Dije Gago y lo mantengo. Entre lo poco que se pudo distinguir, se vio que encaja con Xabi y que el equipo gana en circulación con su presencia. No hay que afligirse mucho, siempre pasa otro tren.

El cuarto gol fue cruel. Después de varios acercamientos (Granero, Ramos en plancha), Cristiano partió desde la banda derecha en dirección al ojo de las agujas. Nadie le dio el alto. Mario salió a su paso con tan escaso convencimiento que fue ignorado. Cristiano bailó sobre el balón y lo lanzó como quien dispara una ballesta. Nunca sabremos cómo habrían quedado los guantes de Ustari si los hubiera puesto como corresponde.

Contagio. Los errores se multiplicaron a partir de esa frontera. Sin tensión alguna, los futbolistas se humanizaron tanto que el partido se aproximó pavorosamente a nuestros domingos pachangueros. En ese ambiente de picnic marcó el Getafe. Casillas se dejó robar un balón que había perseguido hasta la frontal y Parejo, antes ladrón, anotó a portería vacía. Iker pidió falta, increpó al chico y hasta se descubrió el tobillo lastimado clamando justicia. Lo que le dolía, evidentemente, era el amor propio. No sé quién dijo que no habría poesía sin corazones rotos y tampoco sé por qué lo repito yo ahora. Lo cierto es que la felicidad es poco intrépida y es muy posible que ya me esté desviando de la cuestión.

En la segunda mitad el Madrid quiso ahorrar tantas fuerzas que acabó hibernando. Fruto de esa congelación marcó el Getafe. Pedro León, toda la noche lejos de sí mismo, aprovechó un rebote para acortar distancias. En esa mínima intriga se pasaron los minutos finales, tan cerca del gol los unos como los otros. Pudo hacerlo Cristiano al contragolpe y pudo conseguirlo de nuevo Pedro León, pero tropezó con Casillas, esta vez motivado por las críticas de hoy.

Lo más hermoso, no cabe duda, fue el marcador final, generoso y orondo, con dígitos de partido vibrante, el muy mentiroso.

Cristiano festeja el 0-1.

Los goles de CR9


La historia de amor de CR9 contra el Sporting


El madrid gana con polemica

Después de un primer tiempo sin ritmo ni fútbol en un Bernabéu hastiado que recibía al Madrid después del ‘Lyonazo’, el Sporting cometió el error fatal de marcar el primero para despertar a la bestia. Durante el parcial inicial se impuso el orden rojiblanco frente al poco empuje del Madrid. Un par de aproximaciones de Higuaín fueron de lo poco reseñable.

Pues al inicio del segundo acto el Sporting osó romper la igualada y entonces el Madrid sacó toda su furia para dar la vuelta al marcador a toda velocidad con la inestimable ayuda del colegiado del partido Paradas Romero. Después de ver marcar a Barral con un trallazo sin ángulo que superó a Casillas (0-1), el Madrid despertó del letargo del primer tiempo y primero Van der Vaart y después Xabi Alonso dieron la vuelta al marcador.

Mano blanca

El holandés controló con la mano en una acción diáfana para fusilar a un desesperado Juan Pablo que reclamaba lo que era de recibo (1-1). Y a Van der Vaart le siguió Xabi Alonso. Ronaldo prolongó de cabeza un córner y Alonso en el segundo palo sólo tuvo poner la testa y alojar el cuero dentro de la portería rival (2-1). En dos minutos el partido dio una vuelta de 360 grados.

El Sporting aún tuvo arrestos para golpear de nuevo pero se encontró primero con Casillas y después con Paradas Romero. Iker detuvo un claro y peligroso mano a mano con De las Cuevas y el árbitro dejó pasar un más que posible penalti sobre Diego Castro. Mientras el Sporting pedía la pena máxima, contragolpe mortal del Madrid finalizado a la perfección por Higuaín (3-1).

Ronaldo busca su gol

Ramos regaló después un balón que Casillas frenó con una acción susceptible de ser penalti, pero en el Bernabéu no hace falta protestar si la cosa es dudosa. Cristiano buscó su minuto de gloria con un trallazo que se fue por poco. Se le notaba quemado y con ganas de un protagonismo que no tuvo en la noche de este sábado.

El partido estaba finiquitado. El Madrid mostró sus miserias en el Bernabéu ante un rival serio y ordenado y sólo despertó para remontar a la heroica y con la colaboración del colegiado. La fórmula de siempre funciona en el coliseo blanco.

Cristiano celebra el gol de Higuaín.


Cristiano entrena con las nuevas botas


Plan ´anti-Cristiano´

Decenas de cámaras y, a través de ellas, millones de personas en todo el mundo estarán pendientes este sábado hasta del más mínimo detalle que suceda sobre el césped del Santiago Bernabéu. En concreto, los objetivos apuntarán a un personaje en concreto, y a todo lo que le rodee: Cristiano Ronaldo. El portugués indomable, la Osa mayor de la nueva constelación florentiniana, se ha pasado toda la semana en el centro de la atención mediática a raíz del tumultuoso partido de Valladolid, tanto por sus padecimientos como por sus reacciones. La controversia que permanentemente acompaña al jugador de Madeira convierte a los futbolistas del Sporting en sospechosos a priori . Cualquier agarrón, cualquier patadita propia de todo partido, será magnificado y elevado a debate nacional. Los rojiblancos son conscientes de ello, pero afirman que no se dejarán coaccionar.

El caldo de cultivo para este partido es radicalmente distinto al que se generó antes del Valladolid – Real Madrid que tanta polémica ha generado. Desde Gijón se envía un mensaje que nada tiene que ver con aquella filosofía, metafórica o real, de “romper cabezas”, expresada en palabras del pucelano Marcos. En el Sporting se habla de fútbol, no de patadas.

“Yo no entiendo parar a un jugador haciéndole daño”, afirma el portero Juan Pablo. “Intento ganar utilizando mis armas, pero siempre dentro de la legalidad. Confío en la buena fe de los jugadores. No creo que ganemos nada con patadas sin ton ni son , sino al contrario. Creo más en la honestidad del equipo, en el trabajo y en el esfuerzo de mis compañeros que en que le vayan a dar patadas”, asegura el guardameta.

Es una declaración de intenciones compartida por sus compañeros. El defensa Lora apuesta por la contundencia, pero sin caer en la violencia. “No nos planteamos ser agresivos ni hacer daño a nadie, porque ni es lo correcto ni es nuestra manera de jugar. Eso sí, en el mundo del fútbol hay que ser contundentes, porque si vas blando lo tienes todo perdido”.

Los futbolistas rojiblancos tienen clara, al menos sobre el papel, la fórmula para parar no solo al portugués, sino a los galácticos en general. Lo dice el madrileño Lora, que jugará por primera vez en el Bernabéu: “Intentaremos correr mucho, estar muy encima de ellos y ser muy solidarios defensivamente”.

Sobreprotección.

Los futbolistas del Sporting no creen que Cristiano Ronaldo y el Madrid se quejen de vicio , pero entienden que no pueden tener el monopolio de la protesta. El capitán rojiblanco, Rafel Sastre, al que también le tocará lidiar con el portugués, admite que “es verdad que le meten muchas patadas, pero también se las meten a muchos otros jugadores y no se les da la misma importancia. Lo que pasa es que las que le dan a él tiene mucha más repercusión. El sábado alguna patada se llevará, y alguna nos caerá a nosotros, pero es que esto es fútbol. No vi el partido de Valladolid, pero no creo que salieran con la metralleta”.

Lo que más preocupados tiene a los sportinguistas es cómo puedan afectar los antecedentes a una persona en concreto: Paradas Romero. El andaluz, designado para arbitrar el partido, podría mostrarse especialmente protector con la estrella blanca, para evitar polémicas. Lora reconoce que “los árbitros están un poco más pendientes de que no sufran entradas graves jugadores como Messi o Cristiano Ronaldo, así que tenemos que medir un poco las acciones e ir con más cabeza”, pero confiando en que el colegiado sepa mantener el equilibrio y no se exceda en su celo profesional. “A mí el que me preocupa es el jugador, que es al que tengo que parar”, señaló ayer Lora, sin ocultar que también confía en que “el árbitro sea neutral y no vaya a pitar solo a su favor, porque sean Cristiano y el Real Madrid”.

Pero Cristiano Ronaldo tiene la capacidad de pasar rápidamente de víctima a verdugo, incluso en un mismo partido, y en función de la perspectiva desde la que se le analice. No hay más que repasar la revista de prensa de la última semana: la guerra mediática se ha desatado entre los medios de comunicación afines al Madrid y sus contrarios. Mientras unos claman justicia para Ronaldo, condenan al Valladolid y exigen que el Comité de Competición actúe de oficio contra Nivaldo con una sanción ejemplarizante, desde Barcelona se tilda a Cristiano de provocador, se recuerdan todas las polémicas en las que se ha visto envuelto y se le cita como un mal ejemplo para los niños, por acciones como la patada sin balón denunciada reiteradamente por Onésimo, o las frivolites que sacan de quicio a sus rivales. Futbolísticamente, la presencia de un jugador así altera los planes. El entrenador del Sporting, Manuel Preciado, ensayó ayer una variante más defensiva de lo habitual, con Sastre como lateral derecha y Lora como interior. La idea es que las ayudas entre ambos sirvan para anular las caídas del portugués a ese costado.

El madridista es un jugador de sangre tan caliente que hay quien considera la provocación una buena estrategia para desarmarle. Pero también vive feliz en ese escenario, como reconoce Lora: “Se calienta mucho. Si le buscas, le encuentras. Pero nunca se sabe si eso es bueno, porque hay jugadores que se crecen cuanto más le insultan o le pitan”.

Tanto mueve el fichaje de Florentino que ayer la Dirección General de Tráfico se vio obligada a desmentir la información de un diario portugués en la que se afirmaba que una pareja de la Guardia Civil había hecho la vista gorda tras comprobar que el vehículo al que habían detenido por exceso de velocidad lo conducía el madridista. Tráfico niega la incidencia y asegura que “la Guardia Civil no ha perdonado nada y Cristiano no es intocable”.

Estos són los anti-Cristiano.

Ferguson abre la puerta de regreso a Cristiano otra vez.

El entrenador del Manchestre United, Alex Ferguson, ha aprovechado la crisis que se ha abierto en el Real Madrid tras la eliminación en los octavos de la Champions a manos del Lyon, para atacar al conjunto blanco y recordar a Cristiano Ronaldo que sería bienvenido de nuevo a Old Trafford.

“Cristiano sabe lo que vale el Manchester United. Aquí los jugadores están protegidos. Vienen a entrenar cada día y no hay nadie que los moleste”, declaró el veterano técnico en el Daily Express.

“No creo que sea fácil jugar en un club como el Real Madrid. Hay un gran circo alrededor. Normalmente hay un montón de aficionados y los medios grabando todo el tiempo”, añadió

“Me gusta pensar que algún día volverá, quién sabe. No creo que vaya a estar en el Madrid toda la vida. Habrá otros retos y Cristiano es de los jugadores a los que le gustan”, concluyó.


Cristiano Ronaldo salvajemente agredido en Valladolid


1-4: El Madrid acaba con la presión a base de pegada

El Real Madrid saltó al terreno de juego sabiendo del triunfo del Barça ante el Valencia y lo que eso significaba. La misión de los de Pellegrini era ganar o ganar para conservar la primera plaza en la tabla. Entre la presión del triunfo azulgrana y el golpe de la Champions con el KO ante el Lyon, el Madrid necesitaba encontrar de nuevo su mejor versión, o la versión pegada, para salir de la minicrisis en la que estaba instalado.

Pues ante las dudas apareció el sempiterno catecismo del club blanco. Discreto fútbol de los de Pellegrini y enorme pegada de la mano de Cristiano Ronaldo y sobre todo de Higuaín. Después de criticar al ‘Pipita’ y señalarlo como uno de los grandes culpables de la dolorosa eliminación europea, el futbolista argentino respondió con un ‘hat trick’ emulando a su compatriota Leo Messi para alegría de Diego Maradona y de los aficionados de la albiceleste.

Cristiano Ronaldo acaba con las dudas

El Madrid salió impreciso, superado por un rival que planteó un partido duro en lo físico y con una presión que incomodaba a los madridistas. Pese a lo grisáceo del juego merengue, tampoco el Valladolid de Onésimo supo dar ese paso que hiciera dudar al rival. Las ganas de Costa y algún tiro de Medunjanin fueron de lo poco que supo completar un equipo de zona de descenso que sufrirá y mucho para mantener la categoría.

Viendo que el Valladolid no daba con la tecla para desequilibrar el partido, el Madrid logró crecer. Ramos avisó con una doble ocasión que Villar salvó con acierto y Ronaldo abrió la lata. Una falta centrada y cercana al área fue ideal para sacar a pasear su misil imparable. Ronaldo conectó con fuerza y dirección y Villar sólo pudo ver al balón entrando a toda velocidad en su portería (0-1). Premio para el Madrid y desesperación entre los vallisoletanos, que se veían por detrás pese a tener durante muchos minutos el partido bajo control.

Higuaín y show Mejuto

El Madrid creció pero el Valladolid tuvo fuerzas y moral para probar a Casillas en un tiro de falta de Pelé que repelió el portero blanco hacia la madera. Ahí se acabó el Valladolid, y más con el gol de Higuaín al borde del descanso en otro balón parado (0-2). Dos jugadas de estrategia y el Madrid con el partido en el zurrón.

Caso aparte fue Mejuto González. A su errática distribución de tarjetas añadió un penalti que se comió de Ramos, la segunda amarilla a Alonso, un pisotón a Ronaldo o una piscina sin cartulina del mismo portugués para citar algunas pocas.

Gran ‘Pipita’

Del vestuario salió el Madrid con ganas de más. Higuaín repitió (0-3) pero el Valladolid puso un poco de picante al partido con un autogol de Albiol (1-3). Las esperanzas locales murieron con una nueva aparición de Higuaín para cerrar el duelo (1-4) y dar tres puntos vitales al Madrid, que aguanta al Barça y gana moral y confianza.

Para el final del partido hubo carrusel de cambios y la aparición de un Raúl que se convirtió en el jugador de campo con más partidos en Primera. El ‘7’ del Madrid quiso regalarse un gol, pero Villar rechazó con los pies. Bocanada de aire para el Real y capítulo liguero sin cambios en cabeza.

Cristiano celebra el 0-1, es el gol 15 del luso esta temporada.


Cristiano: “Me llevo bien con todos mis compañeros”

Minutos después de que finalizara el encuentro contra el Lyon comenzó a surgir el rumor de que Higuaín y Cristiano Ronaldo no tenían una buena relación y que por ese motivo no se pasaban el balón. Una desafortunada acción de Higuaín, en el minuto 27 del partido contra el conjunto francés, en la que no asistió a Cristiano para que pudiera marcar a portería vacía, y unas explosivas declaraciones de Guti a pie de campo fueron el detonante. Este diario quiso conocer ayer de primera mano la opinión del delantero portugués, quien desmintió de un modo tajante tal circunstancia.

A la salida del entrenamiento matinal, Cristiano detuvo su vehículo para zanjar en AS cualquier tipo de especulación sobre su mala relación con el Pipita. “No quiero empezar a alimentar esas historias”, respondió sin querer entrar en el juego de los desmentidos. Sin embargo, ante la insistencia del periodista fue un poco más explícito: “Tú sabes que yo no tengo problemas con nadie. Me llevo bien con todos mis compañeros”.

Acto seguido se despidió con la esperanza de que no se le vuelva a involucrar en ningún tipo de rumorología y dejando claro su malestar por el hecho de que hayan tratado de enfrentarle con el Pipita.

Cierto es que Higuaín no estuvo acertado a la hora de decidir probar suerte y tirar a puerta en lugar de asistir a Cristiano, pero el delantero portugués asegura que la decisión del argentino no viene precedida de una mala relación entre ambos. No en vano, Almería, Zaragoza y Villarreal ya han sido víctimas esta temporada de la conexión entre los dos internacionales.

Conexión.

A pesar de la seriedad que se viene registrando en los entrenamientos del Madrid desde la eliminación sufrida el miércoles en la Liga de Campeones, ayer Cristiano tuvo tiempo para bromear, precisamente, con Higuaín durante uno de los ejercicios que había programado Pellegrini.

Cristiano bromeo con higuain en el entreno de ayer.


La segunda noche más triste de Cristiano

Fue sin lugar a dudas la segunda noche más triste de Cristiano Ronaldo. A los pocos minutos de llevarse el revés de haber sido eliminados en la Liga de Campeones, el internacional portugués recibió otro mazazo, éste de carácter personal. Su primo del alma, Miguel, había muerto víctima de un accidente de tráfico.

El diario MARCA informa este viernes de que la familia de Cristiano prefirió ocultar la tragedia, que ocurrió el lunes, al jugador del Real Madrid para que no le descentrase de cara al partido ante el Olympique de Lyon. Pero cuando el conjunto blanco cayó eliminado, Cristiano Ronaldo recibió una llamada en su móvil de un familiar que le comunicaba la fatal noticia.

Nada más ser informado, el futbolista luso se marchó directamente a su casa para estar con los suyos y canceló un acto que estaba programado para el pasado jueves. Miguel era hijo de la hermana de su madre, Dolores Aveiro, y Cristiano ha confesado a su entorno que “nunca olvidaré este día, ha sido terrible”.

Cristiano lo ha pasado muy mal.


Cristiano Ronaldo no estarà en los 1/4 de final de la Champions por primera vez desde 2006

El Madrid no supera la ‘maldición de octavos’ y se despide de la Champions con más pena que gloria ya que este año la final se disputa en el Santiago Bernabéu y para los blancos era una obligación estar ahí. Los blancos han sido incapaces de pasar del empate (1-1) ante el Olympique de Lyon.

El proyecto de los 250 millones de euros de Florentino Pérez ha sido incapaz de superar a un Olympique de Lyon, que ha sabido plantarle cara, sobre todo en la segunda parte, y una vez más se demuestra que las individualidades no son suficientes para superar una eliminatoria de la máxima competición europea.

En los primeros compases, el Madrid ya tenía la primera para empatar la eliminatoria en las botas de Kaká, que a los 18 segundos intentaba sorprender a Lloris en un mano a mano en el que el guardameta no ha tenido gran dificultad.

Los de Pellegrini han salido muy enchufados tratando de adelantarse lo antes posible empujado por esas 80.000 gargantas que han colgado el cartel de ‘completo’ en el coliseo blanco.

A los cinco minutos aparecía la figura de Guti para meter un pase perfecto a Cristiano Ronaldo, que ha ganado en velocidad a Cris y ha batido de tiro cruzado a Lloris para adelantar a los blancos y empatar la eliminatoria.

El primer gol no caía muy bien al Lyon. Los franceses se mostraban bastante nerviosos con el balón en los pies y tenían un par de pérdidas en zonas comprometidas.

El Madrid llevaba el peso del partido pero el Olympique sabía que con un gol podía hacer mucho daño y tener la eliminatoria en su mano, por lo que ejercían presión de tres hombres contra uno y con las líneas adelantadas para impedir la circulación de los de Pellegrini en el centro del campo.

Los locales tenían entonces un par de ocasiones claras que podían haber supuesto una ventaja más amplia en el marcador. Higuaín recogía un pase en profundidad de Granero y tras deshacerse de Lloris mandaba el balón al palo. En la siguente jugada, el guardameta metía una mano providencial a un disparo del argentino y volvía a evitar el segundo.

Lanzados al ataque, los de Pellegrini estaban siendo superiores con un gran despliegue ofensivo pero también defensivo, ya que el papel de los de atrás estaba siendo muy importante manteniendo la puerta de Casillas a cero.

En la reanudación, el Lyon salía muy metido en el partido creando muchos problemas a los blancos, que necesitaban recomponer la figura del centro del campo y recuperar el control.

Los franceses creían en sus posibilidades y estaban poniendo en apuros a un Madrid que no era ni la sombra del de la primera mitad y perdía demasiados balones. Tenía mucha dificultad en la posesión y en el posicionamiento.

Los de Puel habían avisado y cuando faltaban 15 minutos para el final del partido al Madrid se le ponía la eliminatoria cuesta arriba cuando Pjanic hacía el empate a uno.

A partir de ahí lo que se esperaba. El Lyon encerrado atrás defendiendo el resultado con uñas y dientes y el Madrid intentando, a la desesperada, marcar esos dos goles que le permitieran meterse en cuartos.

El árbitro señalaba el final y el Bernabéu se inundaba de caras largas. Un año más la historia se repite y los blancos vuelven a caer en octavos por sexto año consecutivo aunque puede que este año sea el más doloroso ya que la final de la Champions se juega en el Santiago Bernabéu y para los de Pellegrini era una obligación estar ahí.

Cristiano aunque marcó el gol que igualaba la eliminatoria, no ha sido suficiente.


Nuevo anuncio de Cristiano con Nike


Cristiano Ronaldo se fue a celebrar el triunfo al Mesón Txistu

Cristiano Ronaldo abrió la lata sevillista y anotó un gol que el propio Iker Casillas definió como “la clave” para que el Real Madrid terminara venciendo el pasado sábado en el Santiago Bernabéu.

Acababan de encajar el 0-2, y esa rápida reacción no sólo enchufó a los jugadores, que comenzaron a creer en levantar el partido, sino que despertó el aliento de la grada, que a la postre resultó determinante para que el equipo de Manuel Pellegrini consiguiera los tres puntos.

El Bernabéu vivió una de sus grandes noches, en las que equipo y afición sumaron sus esfuerzos para lograr una victoria todavía más importante de lo normal para el conjunto blanco, tras el empate del Barcelona en Almería.

Tras la remontada ante el Sevilla, el crack luso disfrutó de una cena en el Mesón Txistu, acompañado de su compañero en el Real Madrid y en la selección portuguesa, Pepe, su representante Jorge Mendes y Javier García Coll, además de algunos amigos.

El jugador, visiblemente cansado tras el esfuerzo de la remontada, prolongó la cena apenas 50 minutos y se marchó a descansar. Ya fuera de Txistu, el portugués no tuvo inconveniente en posar para MARCA después de firmar algunos autógrafos y fotografiarse con varios aficionados que le esperaban.

Cristiano a la salida del Txistu, con el coche, hacia su casa.


Remontada de liderato

El Madrid se acuesta líder después de un triunfo grandioso, trabajado río arriba durante un partido intenso, desafortunado, en el que regaló dos goles, estrelló tres palos, se enfrentó a un equipo sólido y a un gran portero, Palop, que cada año parece un poquito mejor. Frente a todo eso se superó, buscó y buscó y desató el delirio en su afición. El “¡Así, así, así gana el Madrid!” atronó al final en el Bernabéu, en el sentido inverso al que se le dio en Gijón, donde alumbró como grito crítico. Coreado en homenaje a un equipo grande, resistente a la derrota, que sabe exprimirse hasta el último gramo.

Hace unos días dijo Pellegrini con audacia que éste es el mejor Madrid en quince años. Ahora lo puede decir más seguro. Es un equipo que juega y es un equipo que lucha hasta el final. Llevamos años viendo las dos cosas por separado: la elegancia indolente de los galácticos o el fuego loco del ‘Clavo Ardiendo’, esa sucesión de tardes heroicas que nos dejaban aturdidos. Ahora hay un equipo que gana por fútbol y que, cuando eso no le alcanza, saca lo otro: el resto físico, el coraje, la constancia, la raza ganadora. Un Madrid que va cuajando y en el que merece la pena creer. Sólo me queda la duda de Kaká.

Y el Madrid es líder además porque el Barça no ganó. Lillo, inspirador del fútbol de Guardiola, tiene en su cajón también apuntes de Maguregui y tiró de ellos. Le ayudó el nerviosismo del Barça, al que le empiezan a gritar “¡Villarato!” y no le gusta. Ayer una cesión mal pitada desencadenó los demonios, que crecieron cuando la falta del primer gol, para mí falta real, sólo que hace tanto que no se pita una cama en ningún campo que nadie se acuerda. Ibrahimovic fue víctima de sí mismo, de un mal colega y de un mal linier. Guardiola acabó fuera y hablando de villarato. La conclusión del día es que uno crece y el otro mengua.

Cuando el partido se convierte en cuestión de orgullo, gana el Madrid; cuando se involucra el Bernabéu, gana el Madrid; cuando lo merece, cuando el rival se encierra, cuando ya no importa tanto el fútbol, ni la pizarra, cuando se desata la tormenta perfecta, la ciclogénesis explosiva. Entonces, gana el Madrid. Y cuando el Madrid gana de esa manera también suele ganar la Liga. Lo hemos visto antes. Un buen día, una buena noche que puede ser de perros, el equipo adquiere una confianza que es como un manto mágico. Desde ese instante todas las monedas caerán de su lado, todos los tréboles serán de cuatro hojas, cada boleto premiado. No invento nada. Ya lo hemos visto antes.

Quedará entre los pecados del Sevilla el haber despertado a la bestia. No había tenido noches así el Madrid. Sumaba puntos y goles para satisfacción del entrenador, pero le faltaban proezas y las hazañas verdaderas necesitan de un gran enemigo y de una gran adversidad. Hubo de cada cosa, si bien la grandeza del adversario duró poco más de 20 minutos, el tiempo de marcar un gol y disfrutar del desconcierto ajeno. Después el Sevilla se concentró únicamente en defender el resultado y hay que decir que en ese empeño tan poco romántico se conformó con todos los marcadores menos el último. De eso murió. Se puede ganar al Madrid jugando al fútbol, pero es imposible vencerlo en el Bernabéu jugando a que pase el tiempo.

Tras una irrupción deslumbrante, el Sevilla se encogió tanto que se desconectó de sus alas, que son su fuerza. Así nació el primer tanto, de una carrera de Navas y de un último pase de Capel que empujó, sin quererlo, Xabi Alonso.

Lo que siguió fue un boxeador que se pone en pie y escupe el golpe sacudiendo la cabeza. Y que vuelve a empezar de nuevo, uno-dos, uno-dos. Todavía no había ni gloria ni hazaña, pero se iniciaba el camino. Insistiendo, chocando y volviendo a chocar. Contra Palop.

En esos minutos del primer asedio Cristiano se empeñaba en hacerlo todo y no había quien le chistara. Daba la impresión de que no había nadie mejor para sacar los córners y cabecearlos, para empezar y terminar las jugadas, para asistirse y rematarse.

Cuando Dragutinovic consiguió el segundo gol por incomparecencia de Casillas la montaña alcanzó la altura de los milagros. Por allí trepó el Madrid. Con la autoridad moral de quien hizo más, con la compañía del estadio, con Cristiano, Guti e Higuaín. También con Ramos. El club de los corazones desbocados. Los hombres-lobo.

El arreón. Recortó Cristiano y nos invadió el deja-vú: lo habíamos visto antes. Guti disparó al larguero y acto seguido Ramos empató con celebración de dos rombos. Ya soplaba el huracán.

Fue el turno de Higuaín, tiburón de estos mares, olfateador de miedos. Estrelló dos balones en los palos que tuvieron el efecto de acelerar la ventisca. Lo demás fue un drama espléndido, un tiroteo.

El gol del triunfo lo marcó Van der Vaart aunque pudo ser cualquiera. La empujó el viento. Así ocurre: cuando el Madrid inclina el mundo todas las monedas caen de su lado. Suerte, dicen.

Cristiano y Ramos celebran el 1-2.


Cristiano convence, Portugal no

La selección de Portugal ganó en su compromiso amistoso ante China (2-0) gracias a los goles de Hugo Almeida y Joao Moutinho, donde los lusos mostraron una versión poco convicente.

A tres meses del estreno en el Mundial, el cuadro de Carlos Queiroz venció a China sin un juego vistoso y con muchas cuestiones aún por resolver, en el regreso de Cristiano Ronaldo al combinado portugués tras su última y polémica aparición, la que propició la recaída de su lesión de tobillo allá por el mes de septiembre.

El jugador más caro del mundo firmó una de sus mejores actuaciones con la selección en el último año al desbordar varias veces por la banda izquierda y creando centros peligrosos que sus compañeros desaprovecharon. El 9 del Real Madrid demostró su buen momento de forma cuando robó un balón en el centro de campo y antes de superar al último defensa de la selección china dio una generosa asistencia a su compañero Hugo Almeida, ariete del Werder Bremen, que consiguió el primer gol de la noche (m.36).

Además de la notable actuación de Ronaldo, la selección dirigida por Carlos Queiroz no tuvo ningún otro motivo de alegría, se mostró muy imprecisa, y notó la ausencia de su cerebro, el centrocampista del Chelsea Deco, que era baja por lesión.

Portugal se nutrió del desplazamiento en largo y del fútbol  efectivo para batir a un cuadro asiático que tampoco ofreció  resistencia. El primer tanto del partido llevó la firma de Hugo  Almeida, a diez minutos del descanso, y Moutinho cerró la cuenta en el tiempo de descuento.

En un partido donde lo más destacado fue la titularidad del atlético Tiago, que ha mostrado que sus galones no son casualidad en el conjunto rojiblanco, la Portugal de Queiroz -que necesitó de la repesca para confirmar su presencia en Sudáfrica- necesita retoques y reza por la recuperación milagrosa de Pepe para el certamen del próximo mes de junio.

Cristiano celebra el 1-0 con Hugo Almeida.

Resumen


CR9: “El Pichichi no me dice nada, quiero títulos”

Portugal se encuentra desde ayer concentrada en Coimbra y al frente de los seleccionados se encuentra su capitán, Cristiano Ronaldo. Pasadas las doce y media del mediodía (hora local) hacía acto de presencia el delantero en el Hotel Quinta das Lágrimas. cuartel general de Portugal. AS estaba allí para recibirle y Cristiano no tuvo reparo en saltarse la prohibición de no hablar sobre temas ajenos a la selección para darnos su punto de vista sobre el duelo entre Madrid y Barcelona por el campeonato: “Seguro que ganamos la Liga”, dijo con rotundidad el portugués. “Viendo los últimos partidos puede que nosotros estemos mejor que el Barcelona, pero ellos van primeros y hay que respetarles”.

El Madrid se está mostrando muy contundente en sus resultados y ésa es la dinámica que recomienda seguir el delantero para lograr el título: “Sólo tenemos que preocuparnos de nosotros y de seguir haciendo las cosas igual que ahora. Confiamos en nuestras posibilidades”.

A la vista de la superioridad que están demostrando los dos primeros de la Liga, el Clásico del 10 de abril en el Bernabéu se antoja como decisivo: “El partido contra el Barcelona en nuestra casa puede ser clave. Pero nosotros no pensamos aún en esa fecha y sólo vamos partido a partido y tratando de mejorar cada día”.

Kaká. Cristiano aprovechó la ocasión para desmarcarse de la carrera por ser el máximo goleador de la Liga: “¿El Pichichi? A mí no me dice nada. Lo que quiero es ganar títulos colectivos con el Real Madrid”.

El portugués no entiende las críticas que viene recibiendo su amigo Kaká casi desde el inicio de la temporada: “Es una gran persona y un gran profesional. Está trabajando duro para hacerlo muy bien en el Madrid. Ha superado una pubalgia y estoy seguro de que dentro de poco vamos a ver al mejor Kaká”.

Por último, aseguró que no iba a aprovechar el encuentro de mañana ante China para enviar otro mensaje solidario a Madeira, como ya ocurriera hace dos semanas en el Madrid-Villarreal: “Estamos aquí para enfrentarnos a China, un equipo parecido a Corea, con quien nos vamos a cruzar en el Mundial. Voy a jugar con la selección y no voy a manifestarme de ninguna forma. Queremos ganar este partido y la gente ya sabe lo que se está haciendo para ayudar a la personas de Madeira que lo necesitan”.

Después, Cristiano se refugió en el interior del hotel, que no abandonó en todo el día. Ni siquiera, para el entrenamiento vespertino en el estadio Sergio Conceiçao. Queiroz prefirió que se quedara en el gimnasio haciendo trabajo de recuperación. Junto a él también se ejercitaron otros tres ‘españoles’: Simao, Tiago y el valencianista Miguel.

Zidane: ” Dicen que Cristiano es chulo, pero es noble “

Si todos los días te impones comer sano, eso es una buena presión. La presión mala es la que te obliga a ser el mejor del mundo. A mis hijos les digo que pueden jugar sin tener que ser los mejores. Yo tampoco he sido el mejor. Pero lo he intentado. Cristiano Ronaldo quiere ser el mejor. Y lo dice. Pero, cuando tiene la fuerza que tiene Una cosa es decirlo y otra hacerlo. Él lo dice y madruga para presentarse en Valdebebas a las ocho de la mañana, dos horas antes de lo previsto. Y ahí se queda seis horas. La gente dice que es un chulo, pero es noble. Buen chico y trabajador. Jugando cada tres días no puede hacer tonterías y lo sabe. Le da igual meterse presión. Si le silban, le da igual. Al contrario. ¡Le gusta! Está mejor así. A mí que me silbaran no me gustaba nada. Y él habla. Yo, si puedo evitar hablar, no hablo”.en ‘el país’.

Cristiano habló con los medios de comunicación en la puerta del hotel Quinta das Lágrimas.