Nosotros vimos nacer la leyenda

El Madrid por delante del Barça

Si el partido era un examen, el Real Madrid no fue más allá del aprobado raspado. Si era una ocasión para sacar conclusiones, el aficionado blanco quizá prefiera aplazarlas para mejor ocasión aunque el equipo enseñó cosas y perfiló nacientes virtudes y problemas. Y si era un día para comenzar a trazar un nuevo futuro, los buenos presagios llevaron el sello de la victoria con un guiño del Hércules. El Real Madrid, en fin, ganó a Osasuna con más amago que fuste y más futuro que presente.

Lo mejor de una primera parte vivida cuesta abajo, de más a menos, fue que el Santiago Bernabéu vio trazas de lo que pretende Mourinho. Sin brillo, con el motor en punto muerto durante muchos minutos, pero detalles para los analistas y buenos presagios para los voluntaristas. Mourinho dibujó un equipo de intención ofensiva, con Higuaín en punta con Ozil de enganche, Cristiano a la izquierda, Benzema a la derecha y por detrás Xabi Alonso en sala de máquinas, Khedira a su lado con la escoba, Carvalho serio como cerrojo y los laterales, Marcelo y Ramos, más elásticos y liberados que en el estreno en Son Moix.

El problema es que con ese dibujo, o a pesar de él, el Real Madrid se embotó, con síntomas de artrosis en la creación y sin quinta velocidad en ataque. Salió concentrado y fuerte en la presión, intentó tocar rápido y generar flujo de juego y tuvo tres buenas ocasiones para abrir el melón del partido: dos inmejorables de Higuaín y otra de un Cristiano ansioso y acercándose a ese modo de combustión que él mismo genera cuando no siente protagonista o fino. O ambas cosas. En los minutos más activos del Real Madrid, Benzema se mostró participativo y, por fin, despierto y Ozil dejó pinceladas de clase y pasajes de presencia fantasmal.

Pero esos buenos presagios se aguaron por un ritmo decreciente, menos presencia en área contraria de lo que un partido en el Bernabéu exige, y el buen trabajo de Osasuna, que no asustó a Casillas pero tampoco sufrió de forma dramática. Serio, fuerte de piernas y siempre ordenado y laborioso, el equipo Navarro se ha adaptado plenamente al biotipo Camacho y es un equipo aritmético y clásico, con un estilo firme e innegociable. Con seguridad atrás y las líneas de presión juntas, Osasuna achicó agua sin síntomas de vértigo y con la falta de incidencia ofensiva como única mancha en un expediente por lo demás impoluto.

Carvalho, héroe por accidente

El expectante Bernabéu, un jurado popular de 80.000 personas, se movió entre la bendición al nuevo proyecto y las prisas por pasar de los pasitos a las zancadas. Más que ovaciones estruendosas o quejas desaforadas, el ambiente se movía entre rictus de paciencia, murmullos de aprobación y amagos de protesta que terminaba pagando de forma indirecta Teixeira, no precisamente el árbitro mejor valorado por el madridismo. Siempre de pie y al límite de su zona técnica, Mourinho mascaba chicle y rumiaba soluciones que no pasaban por tocar ni el plan ni el armamento. Del vestuario salió el mismo Real Madrid, plomizo en la creación y más cómodo a la contra, sin demasiada prisa pero por fin, tras más dos de campeonato completado, con gol.

Para los que buscadores de cualquier guiño de los hados a Mourinho, al que se le supone trabajo y conocimientos pero también estrella, la firma de Carvalho en el primer gol del Real Madrid formará parte de la cábala que debe reorganizar el cosmos del fútbol español para devolver al equipo blanco el mando y los focos. Para los que sin ir tan lejos se limitaban a descubrir las bondades y fallas del dibujo y la alineación, que el gol naciera en una contra no tenía nada de casual o astral. Es la naturaleza lógica, visto el equipo pieza por pieza, y es por ahora el arma de mayor calibre del Real Madrid. La salida fue impecable, un safari de tiralíneas que cazó a Osasuna, estirado en busca de remate en un falta sobre el área de Casillas. Khedira enseñó instinto para activar en banda a Ozil que en un visto y no visto lanzó a Cristiano que falló ante Ricardo pero continuó la jugada para servir en bandeja el gol a Carvalho, que había acompañado el ataque por la banda contraria.

Al gol le siguieron unos minutos de más precisión y agilidad y el partido se jugó bajo la sombra de una quiebra definitiva que no llegó porque Higuaín perdonó otra vez ante Ricardo y Ozil se adornó con un remate sin ángulo en lugar de buscar un pase atrás de apariencia letal que se fue al limbo y cerró el arreón local y puso fin a los minutos de más diversión y con más brotes verdes para el Bernabéu. El resto fue manso: Osasuna se reordenó para no pasar penurias pero con la portería de Casillas a años luz y el Real Madrid manejó el partido con más solvencia que lucidez, más autoridad que juego y con más orden que gol. Higuaín, en uno de esos días en los que se le encoge la portería, volvió a estrellarse a bocajarro con un felino Ricardo.

La jornada sirvió sin duda al Real Madrid porque el Hércules le ayudó a invertir, en puntos y ánimo, el mensaje de la primera fecha del campeonato. Son las cuentas que Mourinho expresó tras el partido de Mallorca: mientras cuaja la receta y con el equipo en obras cuenta ganar partidos. No encajar, marcar al menos un gol: tres puntos. Y si el puente aéreo te trae un regalo del gran rival, mejor que mejor. Un punto por delante, sensaciones equilibradas en los vasos comunicantes que unen eternamente a Real Madrid y Barcelona, Barcelona y Real Madrid, como un cordón umbilical. Ganó el Real Madrid, ganó Mourinho en su estreno en el Bernabéu. Generó, en el balance final, más ocasiones que juego. Dejó alguna duda y un puñado de buenas intenciones. En su forma de embrión, un proyecto que nace con la solidez defensiva juramentada (cero goles en contra en dos partidos) y el caudal ofensivo por optimizar (un gol en 180 minutos). Sin alardes y sin levantar al público de sus asientos, Mourinho ya tiene lo que pidió: un triunfo para asfaltar la paciencia de la grada y ganar tiempo, tiempo y más tiempo para seguir trabajando y que las victorias empiecen a llevar adornos. Esta primera ante Osasuna tuvo pocos.

Cristiano celebra con Carvalho el gol del triunfo.

Anuncios

11 comentarios

  1. estefania

    alaaaaaaaaaaaaaaaa madriddddddddd x delante del barça si esque somos los mejores gracias a mou y a los jugadores okm

    septiembre 12, 2010 en 20:45

  2. jacson cr de colombia el cristianismo

    lo bueno es que no tiene ni un problema defensivo el equipo ayer ni un tiro al arco

    septiembre 12, 2010 en 21:32

  3. Alejandra G.

    Que silbaron al equipo por mal resultado? Pues qué esperaban? Ya se sabía que Mourinho produce esos resultados; son espectaculares en la defensa pero trabaja muy poco la ofensiva. Sólo esperemos que los títulos lleguen.

    Yo también pienso que fue plan con maña lo de la lesión de Cristiano. Inflaron la información de modo que Cristiano no tuviera que jugar con Portugal. Eso también es producto de los juegos mentales de Mourinho.

    Caray, que ManUtd empató al Everton. Yo me quedé en el minuto 92 que iban 2-3; qué decepción! Creo que este año no voy a seguir el futbol… después de todo mi obsesión por Cristiano casi también desaparece.

    Thomas Müller (Alemania, Bayern München) tiene twitter y sí escribe!! Hoy es su cumple.

    septiembre 13, 2010 en 16:36

  4. jealeen(puerto rico)

    jajaja veremos cuanto le dura a el madrid, no soy negativa pero lucharon contra el osasuna q no es nadie en la liga, imaginate cuando se enfrente con grandes equipos y no creo q llegue a mucho en la champions league

    septiembre 13, 2010 en 17:52

  5. estefania

    los amos alaaaaa madrisssssss

    septiembre 13, 2010 en 21:15

  6. jealeen(puerto rico)

    hay alejandra somos dos ya cristiano me decepciona no se ni pq, hubo tiempo en q daba la vida por el, y ahora si lo critican ni me importa.

    septiembre 14, 2010 en 0:44

  7. jacson cr de colombia el cristianismo

    ………………………

    septiembre 14, 2010 en 7:53

  8. jacson cr de colombia el cristianismo

    La envidia divide al amigo del traidor La envidia solo sigue personas que han tenido
    algún tipo de éxito en las manos Ellos solo andan en busca de los mejores planos Si nadie te envidia es que algo anda mal De seguro vas a encontrar el tránsito en mano La envidia es el sentimiento del seguidor que nunca logró nada
    La envidia es la sangre de mucha gente la envidia no es problema hasta el momento que tú la sientes

    septiembre 14, 2010 en 8:10

  9. jealeen(puerto rico)

    jacson no soy envidiosa si esos haces creer, lo q pasa es q mi aficcion por el y la idolatria ha llegado a un momento normal, ya no me mato como antes por sacar el cuello, y tampoco tengo un fanatismo ciego, el ha hecho cosas q si han decepcionado a muchos fans, pero eso no significa q sea envidiosa, al contrario soy realista.

    septiembre 15, 2010 en 5:04

  10. jacson cr de colombia el cristianismo

    jealeen
    eso no es para usted

    septiembre 15, 2010 en 6:43

  11. jealeen(puerto rico)

    oka disculpame pero ps imagine por su contexto q era hacia mi y disculpame.

    septiembre 15, 2010 en 17:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s