Nosotros vimos nacer la leyenda

Un gol de Benzema da los 3 puntos

Mourinho le puso un nueve al equipo, Benzema, pero le quitó la imaginación de Özil y las ideas, la referencia, la serena lucidez que aporta Xabi Alonso. Granero trató de asumir esa función y estuvo a la altura del reto. Apenas retuvo el balón, lo hizo circular con rapidez y dio una buena salida desde atrás. Tocó con soltura en corto y se atrevió a combinar en largo. Asumió la responsabilidad que le correspondía y con su actitud y con su juego dejó en evidencia a Gago, que se dejó el alma, si alguna vez la tuvo, en sus largas estancias en el banquillo y la grada. Cada ausencia de Xabi Alonso hace aún más evidente lo indispensable que es para su equipo. Mourinho no fue ajeno a ello y en el descanso deshizo el camino andado y devolvió su sitio en el once a Xabi y Özil.

Dejó el Madrid una imagen bastante pobre en el primer tiempo, con Di María dando unos síntomas cada vez más evidentes de cansancio y ya se sabe que cuando a uno le fallan las fuerzas suelen abandonarle también las ideas; con Kaká agotado después de 20 minutos; con Cristiano mucho menos activo que de costumbre, con menos peso en el juego del equipo, y con Benzema absolutamente desaparecido y ausente. Se vio un conjunto demasiado espeso y perdido en el centro del campo, intranquilo en defensa y sin dar noticias en ataque.

El Mallorca se presentó en el Bernabéu sin sus mediocentros titulares, De Guzmán y Martí, dos de los principales pilares sobre los que Michael Laudrup ha edificado su obra. Los jóvenes Joao Víctor y Tejera no se dejaron impresionar por la majestuosidad del escenario y cumplieron como veteranos. Delante de ellos, Nsúe, ‘Chori’ Castro, Pereira y Webó fueron una amenaza constante para la distraída defensa del Madrid.

El equipo de Laudrup propuso un partido abierto y a partir de su excelente orden táctico y disciplina en defensa, bajo el mando de ese magnífico central que es Nunes, quiso ganar a la carrera, al contragolpe, jugó con los espacios que dejaba el Madrid a su espalda. Si no obtuvo premio fue por la falta de precisión en el remate que demostraron Nsúe y Webó.

Lo mejor de un discreto Madrid en el primer tiempo se vio cerca del cuarto de hora, en una fabulosa combinación entre Marcelo, Kaká, Benzema y Cristiano que acabó en nada. Aunque no es del todo exacto, porque en el contragolpe de esa acción Nsúe estrelló el balón en el poste de la portería de Casillas. Llegó solo aprovechando el espacio dejado por Marcelo en su subida y la habitual dispersión táctica de Sergio Ramos. Se produjo entonces un cara a cara entre Casillas y Marcelo, que intercambiaron reproches y dirimieron sus diferencias sobre el césped. Este camino, airear las diferencias entre unos y otros, no puede conducir a ningún buen sitio.

Se consumió la primera parte en medio de una indefinición general, con el encuentro sin llegar a inclinarse hacia ninguno de los costados. Tuvo más presencia, más posesión el Madrid, pero la mejor ocasión la malgastó Nsúe, como ya quedó apuntado. Fueron tres cuartos de hora de nerviosa tranquilidad para Aouate, que apenas se vio exigido.

El panorama cambió en el descanso. Mourinho retiró a Gagó y a Kaká y dio entrada a Xabi Alonso y Özil. Con los cambios el Madrid recompuso su figura, recuperó el orden, el sentido y las ideas. Y para que nada faltara también surgió la figura de Casillas, que se lució para desviar un magnífico remate de Webó de media volea.

Asegurada la portería propia, llegó el momento de asaltar la del rival. Fue a falta de media hora, cuando Benzema recibió de Granero en el borde del área, controló con el pie derecho y con el izquierdo mandó el balón lejos de los guantes de Aouate. Un excelente movimiento de buen delantero. El francés posee talento, pero lo mantiene tan escondido y demuestra tan poca alma que hasta los más entregados a su causa nos vemos en la obligación de desconfiar.

Con Xabi Alonso al mando y Özil moviéndose entre líneas como no lo había hecho nadie hasta entonces, el Madrid tomó el control definitivo del choque. No renunció el Mallorca al ataque, pero sus llegadas se fueron espaciando en el tiempo.

Y en ese camino hacia Casillas, Mourinho pretendió poner más obstáculos, al situar a Lass por Granero. Lejos de fortalecer al equipo, el cambio debilitó al Madrid, que perdió posesión con la marcha del mejor socio de Xabi. Si de ahí al final crecieron las ocasiones del Madrid fue más por el cansancio que ahogó al Mallorca que por lo que propuso el equipo de Mourinho. Cristiano mandó un cabezazo al larguero y Aouate se lució en un mano a mano con Benzema.

Los atacantes fueron incapaces de cerrar el partido y, como tantas otras veces, le correspondió hacerlo a Casillas, que evitó el empate de Webó en la última acción del choque. Hay cosas que nunca cambian.

Esta vez CR7 se quedó sin mojar.

7 comentarios

  1. Pingback: Tweets that mention Un gol de Benzema da los 3 puntos « Cristiano Ronaldo -- Topsy.com

  2. estefii

    jjaajaajja que majicos madre mia que golazo de menxema ala madrid¡¡!!

    enero 24, 2011 en 18:58

  3. estefii

    menzema perdon

    enero 24, 2011 en 18:59

  4. jealeen(puerto rico)

    benzema se va del madird y van nistelrooy es historia rechazaron la oferta del madrid hay dios que sera de higuain!!!!

    enero 24, 2011 en 21:16

  5. jacson cr de colombia el cristianismo

    el miercoles le meteremos la mano al sevilla

    enero 25, 2011 en 8:36

  6. el Madrid contrata en calidad de cedido a Adebayor.

    enero 25, 2011 en 23:28

  7. maria

    me encanta esta foto,muy pocas veces se lo vé a Cristiabo celebrar los goles de los demás

    enero 26, 2011 en 17:09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s