Nosotros vimos nacer la leyenda

Liga encarrilada

El Real Madrid demostró ayer que la superioridad con la que barrió al Barcelona del campo el miércoles, en el Nou Camp, no fue algo ocasional. Con un fútbol de altura venció con claridad al Zaragoza, aventajando en dos puntos más al Barcelona, que no pudo pasar del empate.

El fútbol de los blancos no sólo debe imponerse a sus rivales, sino también a un descarado Villarato, ya que para seguir en la línea de Teixeira Vitienes, Iturralde González dejó de pitar otros tres penaltis a favor de los de Mourinho. En el Villarreal – Barcelona, los culés volvieron a tener un trato de favor arbitral, pero ni así lograron los tres puntos. Tras la jornada, el Real Madrid se ve catapultado hacia el campeonato.

Sin embargo, el inicio de partido no fue bueno para los locales, que no salieron con la debida intensidad. El Zaragoza, debido a su condición de colista, tiene urgencias en todos los partidos, así que pillaron al Real Madrid todavía dormido, a los 11 minutos, con un gol de Lafita que aprovechó un grave error en la marca de Pepe, para recibir solo dentro del área y batir a Casillas.

Pero el Real Madrid no estaba para sorpresas. El once de Mourinho fue toda una declaración de intenciones, recordando aquel partido liguero de la pasada temporada en Santander, en el que el fútbol de toque del Real Madrid maravilló tanto a seguidores como detractores de Mourinho.

El técnico portugués parece haber olvidado, al menos de momento, las tácticas ultradefensivas. Así el Real Madrid dio un baño de juego al Barcelona en el partido de vuelta de la Copa y así ganó ayer, con un fútbol total, llegando a superar el 70% de la posesión del balón.

Parafraseando al entrañable Andrés Montes, José Mourinho puso en liza a los “jugones”. Y cuando el Real Madrid juega con los buenos, es imparable. Dos hombres de gran visión de juego como Xabi Alonso y Esteban Granero, ocuparon las posiciones de medios centro. Kaká y Özil, con libertad de movimientos, oscilaban entre la media punta, las bandas y las incursiones en área. Cristiano Ronaldo atacaba desde la banda izquierda, secundado por Marcelo, aunque tampoco jugaba en estático, lo mismo que Benzema, que se dejaba caer continuamente a banda derecha desde su posición en punta.

Con semejante equipo dentro del terreno de juego, el balón era para el Real Madrid. La movilidad y la visión de sus futbolistas se tradujo en continuas ocasiones de gol. Kaká dio los dos primeros avisos y a la tercera, el media punta brasileño acertó a batir al guardameta Roberto, para empatar el partido, resultado con el que se llegaría al descanso.

El público del Santiago Bernabéu no parecía asustado. Jugando así, la victoria de su equipo sólo era cosa de tiempo. Y eso se demostró al inicio de la segunda mitad, ya que antes de que hubiera transcurrido el primer cuarto de hora, Cristiano Ronaldo primero, a pase de Özil y el propio media punta alemán después, sentenciaron el choque con el 3-1 final.

El partido de ayer tuvo un nombre propio: Mesut Özil. La elegancia en sus movimientos y su enorme visión de juego recordaban por momentos a uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol como Zinedine Zidane, que tantas tardes de gloria dio al madridismo.

El inicio de temporada del alemán fue bastante irregular, pero parece que las pequeñas vacaciones de Navidad le han servido para recargar las pilas, sobre todo atendiendo a la lección de fútbol que dio en el Nou Camp y al partidazo que disputó ayer, encandilando a aficionados y rivales.

Özil se entendió a la perfección con Kaká. Entre los dos abrieron muchos espacios para las llegadas de Granero, que cuajó un partido muy completo, los desmarques de Benzema o las arrancadas de Marcelo e incluso de Altintop, que también se animó a buscar la portería contraria.

Cristiano Ronaldo padeció una fortísima defensa, lo que también habilitó al resto de sus compañeros. La superpoblación defensiva del Zaragoza en banda izquierda, para maniatar a Ronaldo, fue aprovechada por el resto de sus compañeros. El Real Madrid tuvo mucha presencia en el área rival, creando superioridad numérica en muchas zonas y traduciéndola en un sinfín de ocasiones, que derivaron en la victoria final.

Cristiano sigue siendo el pichichi de la Liga con 24 tantos en 20 partidos.

Una respuesta

  1. SONIA MURILLO

    poco a poco se llega lejos felicitaciones arriba mau

    enero 30, 2012 en 15:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s